miércoles

Vayamos por partes, vale?

Aquel dia, Sócrates se levantó mas contento de lo habitual y soltó así, sin ton ni son, entre el almuerzo y la merienda una de esas frases entre cafés y cigarros compartidos con amigos en cualquier paseito por los parques de su pueblo: “Esfuérzate en ser lo que quieres parecer, y no en parecer lo que no eres” y... tan pancho que se quedó. Después de soltar tan tremenda sentencia, y sin saber que después aparecería en mil panfletos, libros y librillos, prosiguió con su paseo y cansado llegó a casa.

Tal vez si hubiese compartido aquel paseo con el abuelete Mario, hubiera incluido la palabra “Franqueza” dentro de su discursito de rigor, pero aquel día Mario aún no había nacido.

Y mira que Sócrates era listo, uno de los primeros de su clase, si, si... pero en esta vida, y también en la suya, cuanto más sabes, menos aseguras. Tal vez... “sensatez”

...
...
...
...
...
...
...
...
...
...
...
...
...
...



Para esta sociedad eres lo que haces, y quieras o reniegues de ello, tenemos que vivir en sociedad y tal vez de ahí tengamos que aprender ese “trabajo en equipo” que a veces tanto nos cuesta pero que siempre, bien hecho, es mucho más satisfactorio internamente. No hablo de sentimientos, ni de la comunicación precisa para llegar al entendimiento necesario... tan sólo una falta de empatía generalizada en todo aquel que sin pararse a pensar sigue pensando que él lo solucionará todo. Yo puedo... Yo quiero poder.


...
...
...
...
...
...
...
...
...
...
...
...
...
...




(Como a los perros!! Igual!!)


...
...
...
...
...
...
...
...
...
...
...
...
...
...


Y en la lista incluiremos algo así como ese punto intermedio entre... ¿cómo era?... Ah! Si... El punto intermedio entre la templanza y el carácter. Ni horchata en las venas ni fuego por la boca! Jajajajaja...
No puede faltar personalidad, sinceridad y cariño. Tal vez un pack de tres que diga mucho incluso en sí mismo. Ahí ya me va pareciendo que hablamos de alguien más personal, importante, y por algún motivo, destacado.
Vale, si...si le pusieras unas pinceladas de algo que podríamos denominar... ejem ejem... cierto atractivo físico e intelectual, evidentemente ya nos tendríamos que ir a pensar que ... aquí hay tomate! Y ... dicho de la forma más puramente picaresca y casi “cotillil”


...
...
...
...
...
...
...
...
...
...
...
...
...
...

lunes

Hay veces que no se encuentran las respuestas
a todas esas preguntas que le sacamos al día a dia...

Hay veces que no se encuentran las puertas que se abren al cielo...

Hay veces que algo nos hace brillar el corazón.

Y hay veces, que por curioso que sea
mi ultima confianza representa lo que es tu ultimo optimismo.



Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso:

no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso:

huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor süave,
olvidar el provecho, amar el daño:

creer que el cielo en un infierno cabe;
dar la vida y el alma a un desengaño,
¡esto es amor! quien lo probó lo sabe.

viernes

Historia de un sueño.



Entre sábanas y acurrucada
volvía a sonar ese repetitivo ruidito con mal carácter
que sin querer nos hace despertar.
Golpecito en el punto justo
y el silencio me volvia a invitar a continuar con el sueño.

Con mil prisas en el bolsillo,
salí abrigada y con los ojos aún pegados.

Desayuné en Buenos Aires... (q envidia, eh!)
Entre crepés y empanadas de dátiles recorrí medio mundo,
porque después de unas horas
había llegado a pasearme por Argentina, Italia e Inglaterra...
Y aún seguía lloviendo... pero sólo afuera.
Dentro cada vez hacía más sol.

Como si se tratase de una carambola del destino,
vi como la horca se llevaba indirectas asustadas...
creo que sólo eran las etiquetas de un corazón que ama.
O tal vez, dos.

¿Vuelve a sonar el despertador?
Ah! No...
Salvada por la campana;
Nos traen la cena.
(Creo q ha dicho “si” ..)

Espero q el despertador no vuelva a sonar...
Seguiré durmiendo, y si me dejas... contigo.

jueves

A veces...

A veces
alguien te sonríe tímidamente en un supermercado
alguien te da un pañuelo
alguien te pregunta con pasión qué día es hoy en la
sala de espera del dentista
alguien mira a tu amante o a tu hombre con envidia
alguien oye tu nombre y se pone a llorar

A veces
encuentras en las páginas de un libro una vieja foto
de la persona que amas y eso te da un tremendo
escalofrío
vuelas sobre el Atlántico a más de mil kilómetros
por hora y piensas en sus ojos y en su pelo
estás en una celda mal iluminada y te acuerdas de un
día luminoso
tocas un pie y te enervas como una quinceañera
regalas un sombrero y empiezas a dar gritos.

A veces
una muchacha canta y estás trsite y la quieres
un ingeniero agrónomo te saca de quicio
una sirena te hace pensar en un bombero o en un
equilibrista
una muñeca rusa te incita a levantarle las faldas a tu
prima
un viejo pantalón te hace desear con furia y con
dulzura a tu marido

A veces
explican por la radio una historia ridícula y recuer-
das a un hombre que en vida fue tu amigo
disparan contra ti sin acertar y huyes pensando en
tu mujer y en tu hija
ordenan que hagáis esto o aquello y enseguida te
de quien no hace ni caso
hablan del tiempo y sueñas en una chica egipcia
apagan las luces de la sala y ya buscas la mano de tu
amigo.

A veces
esperando en un bar a que ella vuelva escribes un
poema en una servilleta de papel muy fino
hablan en catalán y quisieras de gozo o lo que sea
morder a tu vecina
subes una escalera y piensas que sería bonito que el
chico que te gusta te violara antes del cuarto
piso
repican las campanas y amas al campanero o al cura
o a Dios si es que existiera
miras a quien te mira y quisieras tener el poder ne-
cesario o para ordenar que en ese mismo instante
se detuvieran todos los relojes del mundo.

A veces
sólo a veces gran amor.


(José Agustín Goytisolo)

No excuses