jueves

Siempre me gustó esta historia…


Estrenar!!

Cómo nos gusta estrenar, eh!

A mi personalmente es algo que realmente, me encanta! Y da igual si se trata de un nuevo y actualizado ordenador o unos calcetines. A pesar de la ilusión por el objeto que se trate, el hecho de estrenar parece que ya nos da una alegría en si mismo.

Bueno, pues estrenamos diseño blog! Espero que os guste (a mi sí, asique apoquináis con el cambio)

Imagino que costará un poco al principio (yo sigo

pegándome con las moderneces del paquete de office 2010, asique no os quejéis, que mi caso es más grave.)

Nuevo diseño. Nueva pecera. Nueva lista de reproducción. Nuevos formatos en las entradas… (Acabo de descubrir los cuadraditos de opinión bajo las entradas, curiosamente permanecen anónimos, asique no os cebéis a poner que se me va la pinza o que lo que escribo es un rollo… xD)

jajaja… ekisdé, modernos todos!

Besitos y buenas noches, no? Que ya son horas…

 

 

 

Y… siempre más!

NEW!!
Albúm de fotos!!

(Seguiremos informando de las pruebas sucesivas)

Cosas de la “AMISTAD” (parte 1)

 

Buscando y rebuscando por internet lo que siempre tenemos claro es que podemos aturdirnos de  tanta información, pero ésta, en muchos casos, sirve para poco y en el resto de los casos, para nada.

Llega un momento en el que te das cuenta que empezaste buscando un modelo de coche, o un enlace para descargar una película y has terminado viendo videos de las mejores caídas en televisión o risas contagiosas de bebés.

Bien, pues este ha sido mi caso, no sé como llegué a este test. Sin apenas ánimo de sobrevaloración se ha titulado “El test de la Amistad” (ahí queda eso) y todo en tan solo unas preguntas. Total… el test debe ser cojonudo, no? Porque en tan solo unas preguntitas te sale un veredicto de cuán gran amigo eres? si? o tal vez… no sé…

1. Pensando en el amigo de tu infancia...

a) Experimentas melancolía, nunca más has tenido una relación así.
b) Te sientes de buen humor, qué bonitas aventuras vivisteis juntos.
c) Lo recuerdas con gran ternura, pero fueron cosas de niños.

2. La AMISTAD con mayúsculas es:
a) Confiarse los secretos más íntimos.
b) Reír juntos.
c) Contar con un firme apoyo emocional.
3. Cuando te asalta la ansiedad, tiendes a pensar que lo mejor es:
a) Aplazar citas y compromisos, necesitas descansar.
b) Programar una juerguecilla para evadirte.
c) Tomar una pastilla y acudir al médico cuanto antes.
4. Estás con tu amigo, ¿te ocurren cosas raras o insólitas?
a) A menudo.
b) De vez en cuando.
c) Nunca.
5. Un antiguo colega que no ves desde hace tiempo te invita a cenar, ¿cómo reaccionas?
a) Buscas una excusa, ya no sabías qué decirle.
b) Aceptas con entusiasmo y te lo pasas bien.
c) Vas sin ilusión, el hilo se rompió y temes vivir un penoso ocaso..
6. Quien encuentra un amigo, encuentra un tesoro porque...
a) Tiene siempre a su disposición alguien que le escuche y le comprenda.
c) Ha hallado una fuente de ventajas mutuas.
c) Surge la posibilidad de encontrarse a sí mismo.
7. Un conocido te confía un secreto y tú...
a) Tardas cinco minutos en decírselo a tu "tronco del alma", ¿cómo ocultárselo?.
b) Te gustaría contarlo, pero no cedes a la tentación.
c)Eres una tumba.
8. Sueñas con un amigo con el que no hablas desde hace tiempo, y casualmente...
a) Te encuentras con él pasados unos días.
b) Hablas con alguien que te cuenta sus últimos avatares.
c) Ninguna de las dos cosas.
9. Piensas en tu mejor amigo y te llama de repente. Eso te ocurre:
a) Nunca.
b) De vez en cuando.
c) A menudo.
10. En la amistad es fundamental:

a) La lealtad.
b) Las ganas de estar juntos.
c) Compartir el tiempo e intereses comunes.

 

¿Qué? ¿Leíste? … Creo que una vez llegado el final del test, la solución no hay que buscarla sumando la cantidad de respuestas “a” para saber que valoras la amistad, o saber si la mayoría de respuestas han sido “c” para saber que signifique una cosa u otra…

Con el tiempo, preguntas como estas, nos hacen darnos cuenta de todas aquellas amistades que se han ido desdibujando con el tiempo, tal vez por el temor de dar ese primer paso para reanimarlas, o tal vez por la falta de constancia, tiempo o ganas…  O tal vez, todo eso se pueda unir haciendo algo así como una frase que diga que la falta de ganas hace que poco a poco la constancia sea menor y el tiempo, siempre el tiempo, se encarga de hacer el resto. (Porque dicen que el tiempo cura las heridas, pero también acerca el olvido.)

viernes

Mis momentos – Tus momentos

 

Mira tú! la vida puede sorprenderte mucho más que cien años que pases en el mismo lugar
creyendo que lo has visto todo y no has visto nada… y no sabes nada



Fiate tú! tanto y tanto como ando yo de aquí p’alla casi siempre tonteando y sin adivinar
que esto dura lo que dura y hay que aprovechar.



De momento. La vida pasa de momento.


De momento. Aquí todo es de momento.



Yo sé bien que tengo que luchar para sobrevivir, que nadie será el dueño de mi porvenir tan sólo yo puedo saber que quiero ser y proceder.


 


Puede ser que viva de ilusiones que yo fabriqué que tenga en los bolsillos sólo arena y fe pero del aire no me puedo alimentar esa es la verdad


 



Y aquí estoy jodido por este camino que escogí pero vale la pena llegar hasta el fin
hay que sentir la magia del amanecer para crecer



Pero sé que aún me quedan lágrimas por derramar será el precio que pague por mi libertad quiero sentir que hice lo que yo
de verdad soñaba.


 


No quiero ser alguien que se torture cada dia mas, que lo tuvo en sus manos y lo dejó escapar. Lo que te da la vida también te lo da el alma

.

jueves

Amable lector:

No culpo a nadie de mi muerte; me quité la vida porque unos días más que viviera, no sabría quien soy.

 

Verá señor Juez: Tuve la desgracia de casarme con una viuda. De haberlo sabido no me hubiera casado, porque ésta tenía una hija. Mi padre, que era viudo, para mayor desgracia, se enamoró de la hija de mi mujer; de manera que mi esposa se convirtió en suegra de mi padre y al mismo tiempo pasó a ser mi yerno.

 

Al poco tiempo mi madre trajo al mundo un varón, que era mi hermano, pero que así mismo, era nieto de mi mujer, de manera que yo era abuelo de mi hermano.

 

Al correr el tiempo, mi mujer trajo al mundo un varón y como era hermano de mi madre, también era cuñado de mi padre y tío de su hijo; mi mujer era suegra de su propia hija; yo en cambio soy padre de mi madre; mi padre y su mujer son mis hijos y además yo soy mi propio abuelo.

 

Ya ve, señor Juez: Me despido de este mundo porque ya no sé quién soy, ni que familia tengo.

 

El Suicida.

No excuses